🍪 Aceptación de Cookies & Política de Privacidad

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario. Elija qué cookies nos permite utilizar. Puede leer más sobre nuestra Política de cookies

Derechos de autor en la era digital

Así se espera proteger los derechos de autor en la era digital

 

El Real Decreto-Ley 24/2021, de 2 de noviembre traspone a la legislación española la Directiva 2019/789 para adaptar las normativas aplicables en materia de propiedad intelectual a los nuevos usos digitales y transfronterizos de los contenidos protegidos, en otras palabras así se espera proteger los derechos de autor en la era digital.

Se introducen novedades y nuevos límites a los derechos exclusivos de propiedad intelectual.

 

Las 5 principales novedades en materia de propiedad intelectual de usos digitales:

derechos de autor en la era digital

 

1. Medidas para facilitar el proceso de autorizaciones:

 

Se introducen nuevas medidas para facilitar el proceso de autorizaciones y permitir así un mayor acceso a los contenidos protegidos.

Estas medidas son, entre otras:

 

  •       La facultad de las entidades de gestión de otorgar a las instituciones del patrimonio cultural autorizaciones no exclusivas para que, con fines no comerciales, puedan explotar las obras/prestaciones que estén fuera del circuito comercial, y que se hallen de forma permanente en su colección.
  •       La exclusión de la protección por propiedad intelectual de los materiales que deriven de un acto de reproducción de una obra de arte visual en dominio público (por ejemplo, merchandising de un museo). 

2. Nuevo régimen de responsabilidad de los PSPCCL:

 

Uno de los aspectos más esperados de la protección de derechos de autor en la era digital es el nuevo régimen de responsabilidad de los llamados “prestadores de servicios para compartir contenidos en línea” (“PSPCCL”).  

El RD concreta los prestadores de servicios de la sociedad de la información (“PSSI”) utilizados por los usuarios en la comunicación al público de obras/prestaciones protegibles que serán responsables de los actos de éstos. 

En este sentido, el RD se aplicará exclusivamente a aquellos prestadores de servicios cuyo fin principal (o uno de sus fines) sea almacenar y dar acceso al público a obras/prestaciones protegidas siempre que:

 

  •       Tengan un alto nivel de audiencia en España.
  •       Y que sean cargadas por sus usuarios, organizándolos y promocionándolos con fines lucrativos directos o indirectos (p.ej., Facebook o Youtube).

 

Sin embargo, se excluyen expresamente algunos PSSI, como los proveedores de servicios de comunicaciones electrónicas o los mercados en línea (pues a estos se aplicará el régimen de responsabilidad previsto en la LSSI).  

¿Y cómo se llevará a cabo este régimen de responsabilidad?

Los PSPCCL deberán contar con la debida autorización de los titulares de derechos. De lo contrario, serán responsables de los actos de comunicación que realicen sus usuarios a través de sus medios.

Dicha autorización deberá incluir los usos que realizan sus usuarios, salvo usos comerciales o usos que generen “ingresos significativos”.

¿Y si no cuentan con la autorización, podrán eludir la responsabilidad?

Sí, siempre que puedan demostrar que:

 

  •       Han hecho sus mayores esfuerzos para obtener una autorización;
  •       Han hecho sus mayores esfuerzos por garantizar la indisponibilidad de las obras/prestaciones;
  •       Y, en cualquier caso, han tratado de inhabilitar/retirar el acceso a los contenidos, y han hecho sus mayores esfuerzos por evitar que se carguen de nuevo cuando los titulares de derechos lo han requerido fehacientemente.

 

En tal caso, tendrán la obligación de tramitar los procedimientos de inhabilitación en plazo no superior a 10 días hábiles y las decisiones deberán ser tomadas por personas (nunca mediante la aplicación de tecnología o robots).

3. Régimen de responsabilidad de los agregadores de contenidos, como Google News:

 

En cuanto a los agregadores de contenidos, se exige también autorización de los titulares de derechos para los usos en línea. No obstante, se exceptúa en los siguientes casos:

 

  •       Cuando se faciliten, sin finalidad comercial propia, instrumentos de búsqueda de palabras aisladas.
  •       Cuando se limite a lo imprescindible para ofrecer resultados de búsqueda en respuesta a consultas previamente formuladas por un usuario en el buscador y siempre que se incluya un enlace a la página de origen de los contenidos.

 

derechos de autor en la era digital

4. Usos en línea de publicaciones de prensa y agencias de noticias:

 

Además, se introduce un nuevo artículo 129 bis LPI, en el que se conceden a las editoriales de publicaciones de prensa y agencias de noticias los siguientes derechos:

  1. Derecho de reproducción de sus publicaciones de prensa;
  2. Derecho de puesta a disposición para el uso en línea de sus publicaciones de prensa por parte de los PSSI.

Estos derechos no podrán ejercerse frente a los autores u otros titulares de derechos pudiendo explotar directamente sus obras o prestaciones.

Tendrán una duración máxima de 2 años, a contar desde el 1 de enero del año siguiente al de la fecha de su publicación en prensa. 

5. Límites en el uso digital de los derechos de autor:

 

  • Límite de minería de textos y datos, que permite utilizar técnicas analíticas automatizadas para analizar textos y datos en formato digital a fin de generar información (por ejemplo: pautas, tendencias, correlaciones):

Sin autorización del titular de derechos siempre y cuando el acceso a la obra/prestación se realice de forma legítima.

 

  • Límite restrictivo a la utilización de obras y otras prestaciones en actividades pedagógicas digitales y transfronterizas:

En el RD se exige que los actos de utilización “sean realizados por el profesorado de la educación reglada impartida en centros integrados en el sistema educativo español y por el personal de universidades y organismos de investigación”.

 

  • Límite de conservación del patrimonio cultural:

Las instituciones responsables del patrimonio cultural (bibliotecas, museos, filmotecas, archivos de utilidad pública, etc.) podrán realizar, sin autorización del titular de los derechos y con fines de conservación, reproducciones de las obras u otras prestaciones que se hallen de forma permanente en sus colecciones.

 

  • Límite de pastiche:

Pastiche es “la transformación de una obra divulgada que consista en tomar determinados elementos característicos de la obra de un artista y combinarlos, de forma que den la impresión de ser una creación independiente”

Por ejemplo: un meme, parodia o caricatura.

Sin tener que contar con la autorización de los titulares de las obras previas, siempre y cuando no exista riesgo de confusión ni se infiera un daño a la obra original o a su autor. 

 

Para poder valorar el alcance práctico de la transposición de la Directiva Europea 2019/789 a la legislación española, no nos queda más que esperar a comprobar si estas medidas de salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual cubren las necesidades en la era digital. Si necesitas más información contacta con nosotros por teléfono o correo electrónico. Te atendemos en menos de 48 horas.

 

[COOKIEPEP]