🍪 Aceptación de Cookies & Política de Privacidad

Usamos cookies para mejorar la experiencia del usuario. Elija qué cookies nos permite utilizar. Puede leer más sobre nuestra Política de cookies

¿Cómo funciona el concurso de acreedores?

Muchas empresas y particulares están viendo sus ingresos reducidos, pero los gastos fijos se mantienen. Así es que prácticamente no es rentable levantar la persiana. En definitiva, cuando el patrimonio es insuficiente para hacer frente a las deudas, la empresa podría encontrarse ante una situación de insolvencia.

¿Cómo actuar ante una situación de insolvencia?

Si este es también tu caso, debes saber que existe un procedimiento judicial a través del cual los deudores pueden pagar a sus acreedores de forma ordenada. Para ello se siguen distintas fases de un concurso de acreedores.

Veamos cómo funciona el concurso de acreedores:

¿Qué es un concurso de acreedores?

Un concurso de acreedores es un procedimiento judicial que tiene como fin ayudar a empresas y particulares a solventar una situación de crisis económica.

El procedimiento concursal se regula en el Real Decreto Legislativo 1/2020, de 5 de mayo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Concursal. No cabe duda que se trata de un procedimiento complejo. Por esta razón, si te encuentras en una situación de insolvencia lo más recomendable es que un abogado especializado en concursos de acreedores te asesore desde el principio.

No obstante, en este post te ayudamos a resolver algunas de las preguntas más habituales:

  • ¿Quién puede declararse en concurso de acreedores?
  • ¿Cuáles son las fases del procedimiento concursal?
  • ¿Cómo elegir a un buen abogado de derecho concursal?

concurso de acreedores

Concurso de acreedores exprés: una oportunidad para empresas en quiebra y sin bienes.

¿Has oído hablar del concurso exprés?

Ésta es una modalidad de concurso de acreedores pensada para pequeñas empresas que ni siquiera disponen de bienes para liquidar, así que también es posible presentar un concurso de acreedores sin masa activa. Es un procedimiento más rápido y económico que el concurso de acreedores ordinario, así que:

  • si tienes una pequeña empresa y no tienes liquidez para afrontar los gastos del concurso,
  • si te gustaría poner fin a ese negocio que no sólo no funciona sino que además te está generando deudas,
  • y deseas empezar de cero, puedes encontrar una oportunidad en el concurso exprés.

¿Qué es el concurso exprés?

El concurso exprés es una novedad introducida con la última modificación de la Ley concursal en 2020. Como su nombre indica, es un procedimiento rápido por el cual, una vez revisada la demanda junto con la documentación aportada el Juez, en el propio Auto de declaración del concurso, podrá declarar la conclusión del mismo sin necesidad de liquidar los bienes (puesto que no existen), siempre y cuando se cumplan los siguientes presupuestos:

  • El juez aprecia una masa activa insuficiente incluso para cubrir los gastos del procedimiento.
  • Que no se puedan llevar a cabo acciones de reintegración.
  • Inexistencia de responsabilidad de terceros ni calificación de concurso culpable.

¿Cuáles son las consecuencias del concurso exprés?

El efecto más relevante que se produce con la conclusión del concurso por insuficiencia de activos es la extinción de la sociedad y el cierre de la hoja registral.

concurso de acreedores

Quién puede declararse en concurso de acreedores

El concurso de acreedores puede solicitarlo tanto personas físicas como jurídicas. Sin embargo, un organismo público no podrá entrar en concurso de acreedores.

Para que se declare el concurso de acreedores el deudor persona física o jurídica deberá encontrarse en una situación de insolvencia actual o inminente.

¿Qué es insolvencia actual o inminente?

Insolvencia actual: el deudor que no puede cumplir regularmente sus obligaciones exigibles.

Insolvencia inminente: el deudor que prevea que no podrá cumplir regular y puntualmente sus obligaciones.

¿Y quién puede pedir la declaración de concurso?

El concurso de acreedores podrá solicitarlo:

  • El propio deudor (si es una empresa, por decisión del órgano de administración o de liquidación)
  • Cualquiera de sus acreedores (salvo el acreedor que, dentro de los seis meses anteriores a la presentación de la solicitud, hubiera adquirido el crédito por actos ínter vivos y a título singular, después de su vencimiento).
  • Los socios que sean personalmente responsables de las deudas de la sociedad.

Las 5 fases del procedimiento

A continuación te exponemos de forma esquemática las fases de un concurso de acreedores:

concurso de acreedores

Actos previos o pre-concurso

La fase pre-concursal consiste en una oportunidad para negociar con los acreedores antes de entrar en concurso.

Para ello, el juez concede 3 meses de plazo en los que la empresa queda exenta de ejecuciones judiciales o extrajudiciales que puedan afectar a la continuidad de la actividad de la empresa.

Fase común

La fase común empieza con la solicitud de declaración del concurso, que podrá solicitarla el propio deudor (concurso voluntario)  o un acreedor (concurso necesario).

Presentada la solicitud, el juzgado de lo Mercantil examinará y revisará que la insolvencia del deudor es real y está acreditada.

Luego, dictará un Auto declarando el concurso de acreedores y se nombrará un administrador concursal.

En la fase común también se determinará la masa activa (bienes y derechos) y masa pasiva (deudas y su calificación).

Esta fase común termina cuando el administrador concursal emite el informe definitivo con la masa activa y pasiva.

Fase de convenio

Llega la hora de negociar y presentar una propuesta de convenio. La propuesta de convenio puede contener:

Quitas o esperas, así como alternativas para todos o para alguno de los acreedores. Después se convoca la junta de acreedores para que voten la propuesta más favorable para sus intereses. El resultado de la junta de acreedores se recoge en un acta que se lleva ante el juez para que proceda, mediante sentencia, a la aprobación de dicho convenio. Lo mejor, para acreedores y deudor, es conseguir un convenio favorable, esto puede llegar a suponer la recuperación económica de la empresa.

Fase de liquidación

Si la fase de convenio no concluye con éxito, (puede ser que no haya bienes suficientes para pagar las deudas o que no se llegue a un acuerdo con los acreedores), se abrirá la fase de liquidación.

La fase de liquidación trata de liquidar los bienes del deudor para pagar el máximo de deuda. Durante esta fase es el administrador concursal quien administrará y dispondrá de la masa activa.

Fase de calificación

Por último, el Juez dictará una sentencia calificando el concurso como fortuito o culpable. El Juez también se servirá del informe de calificación que hubiera emitido el administrador concursal y el Ministerio Fiscal.

Abogados especialistas

Ante una situación de insolvencia es importante que el administrador de la sociedad actúe rápido y con la seguridad de proteger su propio patrimonio, y esto es muy importante porque el administrador podría responder solidariamente de las deudas societarias si en el plazo de dos meses desde que tuvo conocimiento de la insolvencia no solicitó la declaración de concurso.

La actuación del administrador en cumplimiento de la ley en estas situaciones podría marcar la diferencia entre, asumir solidariamente las deudas de la sociedad, o no.

En Luis Roca Abogados analizaremos tu caso, definiremos una línea de estrategia y te propondremos una solución a medida. 

¿Quieres más información sobre cómo funciona un concurso de acreedores?

Pide ahora una cita con nosotros.

[COOKIEPEP]